Consejos para tu próximo proceso de selección (I): el CV

“En RRHH, evolucionamos a una era cada vez más digital”
4 octubre, 2018
Consejos para tu próximo proceso de selección (II): la entrevista telefónica
29 enero, 2019

Cuando te inscribes a una oferta de empleo, el proceso por el cual los reclutadores van a decidir si finalmente eres el candidato elegido no se limita a la entrevista personal. De hecho, comienza en el mismo instante en el que envías tu CV.

Es tu primera oportunidad de llamar la atención. De un vistazo, el seleccionador se hace una idea sobre ti, y en pocos segundos decide si merece la pena continuar el proceso y conocerte un poco más. ¿Te haces una idea de su importancia, verdad? Nuestro equipo de Selección y Formación ha recopilado algunos consejos útiles para esta fase:

Adapta el diseño de tu CV al tipo de trabajo

Puedes arriesgar todo lo que quieras si tu perfil es creativo, pero ante la duda apuesta por un modelo de CV más clásico. También depende mucho del tipo de empresa a la que te diriges: algunas forman parte de sectores muy conservadores pero su filosofía es transgresora. En ellas también será apreciado un CV que se salga de lo habitual.

Adapta la información al perfil para el que aplicas

Si estás optando a puestos de trabajo muy diferentes entre sí, lo ideal es que crees un CV específico para cada perfil e incluyas en cada uno la información más relevante para la vacante que pretendes cubrir. Ojo, no hablamos de eliminar todo lo que no tenga que ver con el sector o puesto concreto en el que estás aplicando:

  • Si una experiencia anterior te aportó habilidades importantes para el mismo, inclúyela destacando todo lo que puedes aportar gracias a ella.
  • Si tus últimas experiencias laborales no tienen nada que ver con la vacante a la que aspiras, pero eliminándolas creas un vacío temporal importante, inclúyelas también. Tu reclutador preferirá saber que te has mantenido ocupado, aunque haya sido en otro sector diferente.

Dirección de correo electrónico ‘normalita’, por favor

Si la tuya es soytugatita@guaymail.com (o variantes más obscenas que no vamos a reproducir aquí) plantéate crear una específica para comunicaciones más ‘serias’ que simplemente incluya tu nombre y apellido, tu nombre y año de nacimiento, etc.

“Reconozco que en estos casos, cuando llamo por teléfono para concretar la entrevista, pido que me confirmen el correo electrónico, para que por lo menos pasen vergüenza al decírmelo…”

Patricia, Responsable del Departamento de Selección y Formación de Reticulae

Ojo con la foto

No hace falta que sea de carné, pero en este apartado nos hemos encontrado de todo. No envíes fotos:

  • en el baño
  • en una boda
  • en la playa
  • con tu pareja
  • con los colegas de botellón
  • poniendo morritos en plan Instagram
  • tumbado/a en la cama
  • de tu perro

No olvides incluir tu número de teléfono

Si se trata de un número que existe y está operativo, mucho mejor. Nos facilita mucho la tarea de localizarte 😉

Usa el corrector ortográfico

Es una herramienta muy útil que ahorrará un desprendimiento de retina a tu seleccionador (y evitará que seas automáticamente descartado). Además, como dice La Vecina Rubia, ‘escribir bien es de guapas’ (y guapos).

Si estás aplicando desde un portal de empleo:

  • No insultes a la empresa en las Killer Questions ni en la carta de presentación. A la empresa en la que trabajabas antes, tampoco.

  • En el campo ‘Población’, escribe simplemente el nombre de la localidad. No necesitamos saber el número de habitantes de la misma (sí, sí, riéte, pero es más frecuente de lo que imaginas).

Esperamos que estos consejos te hayan hecho sonreír y, lo más importante, que te resulten útiles para pasar el primer corte en tu próximo proceso de selección.

En la próxima entrega de esta serie hablaremos de las entrevistas telefónicas, ¡síguenos en redes sociales para no perdértela!

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo con tus contactos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *