¿Cómo gestionar el estrés poscovid? Claves para la reactivación

entrevista responsable legal
Entrevista: «Si solo sobreviven los mejores… Nosotros, además de sobrevivir, saldremos reforzados», Soraya T. Sánchez
3 junio, 2020
plan de igualdad
Un paso hacia el futuro: Plan de Igualdad de Reticulae
4 agosto, 2020
técnicas atiesares

Las circunstancias a las que nos hemos enfrentado, además de haber supuesto un parón repentino en nuestras vidas, han tenido como consecuencia posibles cambios en nuestro estado de ánimo. A todos, en mayor o menor medida, se nos ha pasado por la mente la palabra miedo, ansiedad o incertidumbre en algún momento. Obviamente, somos personas y es una reacción natural de nuestro cuerpo ante situaciones desconocidas. Ahora nos enfrentamos a nuevos retos: la reincorporación laboral, los objetivos empresariales, la conciliación familiar, etc. Desafíos a los que debemos prepararnos, si queremos afrontar la nueva normalidad a pleno rendimiento. ¿Cómo? Aprendiendo a controlar las emociones y sacando provecho de ellas. En el blog de Reticulae te dejamos una serie de recomendaciones que te serán de gran ayuda para gestionar el estrés poscovid. ¡Es hora de reactivarse y dar lo mejor de uno mismo! 

1.     Mantén una rutina

Te hayas incorporado o no a tu puesto de trabajo, lo primero que debes hacer es gestionar bien el tiempo. Organizarte y establecer un horario para las tareas diarias -desayunar, trabajar, hacer deporte, pasear o dormir-, te ayudarán a seguir ciertas pautas de conducta y comportamiento en tu día a día. Lo que se traduce en un mayor orden mental y biológico.   

2.     Tener vida social

Después de tanto tiempo conectados al móvil y a las videollamadas, es momento de reencontrarse con amigos y familiares. Claro está, siguiendo las normas y recomendaciones sanitarias para evitar posibles contagios. Pero, hay que salir y ver a otras personas, ya que las relaciones sociales son una fuente enorme de apoyo emocional

3.     Cuidar la alimentación

¿Te preguntarás qué tiene que ver lo que comemos con nuestro estado de ánimo? Y la respuesta es que mucho, más de lo que te podrías imaginar nunca. Comer de manera sana y equilibrada, además de hidratarse continuamente, te ayudará a sentirte bien y prevenir cualquier signo de estrés. 

4.     Buscar nuevos hobbies

Hay que esforzarse por encontrar nuevas distracciones que te hagan sentir mejor. El desarrollo profesional está ligado a las habilidades personales que se llevan a cabo en el día a día. La jardinería, el yoga, la pintura, la cocina… ¡Todos tenemos un “YO” que está deseando salir!

5.     Hacer ejercicio

El deporte, además de ser la mayor fuente de desconexión, te ayudará a aliviar la energía contenida, regular las endorfinas y reducir la ansiedad. Es cierto que no siempre hay tiempo o ganas para realizarlo, pero, al menos, hay que intentarlo.  

6.     Aprender técnicas de relajación y respiración

Las actividades de meditación te ayudarán a centrarte en lo importante y desconectar de lo que te está provocando ese malestar interno. Cuando tenemos picos de estrés o ansiedad, normalmente lo reflejamos con una respiración rápida y agitada, por lo que el primer paso será saber controlarla, respirando profundamente y haciendo pausas.

7.     Dormir de forma adecuada

Para descansar mente y cuerpo, es imprescindible dormir las horas necesarias. Los expertos recomiendan que sean un mínimo de 8 horas, lo que a veces suena a ciencia ficción. Cierto es que tenemos muchos elementos disuasorios que nos impiden conciliar bien el sueño, pero, si quieres pensar con claridad, no estar agotado y agravar la situación de estrés, tienes que poner todo de tu parte para mejorar la calidad del descanso.

8.     Focalizarse en lo importante.

Establece prioridades y decide qué cosas deben hacerse ya y qué cosas pueden esperar. No malgastes tu energía o te sentirás abrumado. Es hora de dirigir todos los esfuerzos a aquellas tareas que te harán avanzar y obtener mejores resultados. No lo dudes, ¡todo lo que te propongas lo conseguirás!

9.     Saber identificar el estrés.

Antes era el ritmo frenético de vida, ahora son otros los motivos los que nos empujan a la inestabilidad emocional. Por esta razón, el primer paso es identificar el estrés y saber cómo se manifiesta habitualmente (falta de apetito, irritabilidad, problemas para conciliar el sueño, tensión o dolor muscular, dolores de cabeza, etc.). En cuanto seas consciente de estas señales, el siguiente paso será ponerle freno con todas las herramientas internas y externas disponibles. 

Como ya sabes, en Reticulae priorizamos tu bienestar, por eso, además de proporcionarte algunos consejos que te ayudarán a cuidar tu salud mental y emocional, ponemos a tu disposición canales de apoyo para este proceso de reactivación. Si tienes cualquier consulta o duda, ponte en contacto con el Departamento de RRHH (rrhh@reticulae.com). ¡Juntos podemos todo!

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo con tus contactos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *