Reticulae, patrocinador de la Expedición Trou de Fer: Entrevista a Antonio Raigón

retisaludable
Deporte y trabajo, el binomio perfecto
22 octubre, 2020
Acuerdo de colaboración The MBS Sales y Reticulae
9 noviembre, 2020

Esta semana un grupo de representantes del Club Sevilla Vertical Aventura emprende un largo viaje a Islas Reunión. ¿El motivo? Conquistar los 15 barrancos más difíciles y peligrosos del mundo. La Expedición Trou de Fer, formada por Antonio Raigón, Juan Luis Millán, Mario Puerta y Rubén Domínguez, ha estado preparándose durante años para este momento y en Reticulae, como patrocinadores de la travesía, nos sentimos muy orgullosos de apoyarles en tan apasionante reto.

En el blog de Reticulae entrevistamos a Antonio Raigón, componente y precursor de esta expedición. Tony, como todos le conocen, es un alpinista y experto en barrancos que, a sus 38 años, combina su profesión como empleado público en el Ministerio de Fomento con su mayor pasión: El deporte de aventura. 

Gran amante de la naturaleza, desde muy pequeño ha estado vinculado a ella. Espeleología, escalada, alta montaña, ski de travesía o buceo son solo algunos de los deportes que practica. Pues, ¡no hay aventura que se le resista! Y haciendo lo que más le gusta, ha conocido lugares tan increíbles como el Himalaya, el Polo Norte, el Caribe, Monzambique o Sudáfrica. Ahora le toca el turno a Islas Reunión, una isla del archipiélago de las Mascareñas -con estatus de departamento de ultramar francés-, situada en el Océano Índico. Y, desde Reticulae, lo acompañaremos… ¿te vienes con nosotros?

  1. Os embarcáis en una gran aventura a Isla Reunión, ¿en qué consiste la expedición? ¿Quiénes formáis parte de ella?

La expedición consiste en realizar los cañones más técnicos y exigentes de la isla: Trou de Fer, Takamaka, Bras Noir, Cap Blanca, entre otros. El objetivo es hacer 15 de los mayores barrancos de la tierra.

En esta aventura estaré acompañado de Juanlu, Mario y Rubén, buenos amigos y grandes barranqueros. Carlos Martínez, que inicialmente formaba parte de la expedición, se partió el peroné mientras entrenábamos hace unas semanas y ha tenido que quedarse en España. Un duro golpe para todos…

  1.  ¿Qué es Trou de Fer?

En francés significa Agujero de Hierro y, para alguien que sepa de este deporte, digamos que es como el Everest de los barrancos… Hasta hace poco tiempo la calificación que lo definía era “abominablemente difícil superior”. Así que, allá vamos…

  1. Como indicabas, vais a descender por uno de los barrancos más grandes del mundo, ¿qué significa para ti?

Descender por uno de los barrancos más grandes del mundo es cumplir uno de mis sueños y, sobre todo, obtener la recompensa de muchas horas de trabajo; recopilando información, haciendo topografías, croquis, localizando accesos, eligiendo el material técnico, entrenando… 

  1. También es uno de los barrancos más peligrosos, ¿crees que existe riesgo o lo tenéis todo bajo control?  

Por nuestra parte, solemos tener todo controlado (instalaciones, maniobras de rescate, materiales, etc.), aunque somos humanos y podemos fallar. Porque hay algo que nunca podremos controlar: La Naturaleza. Desde una tormenta repentina que hace que suba el caudal del agua convirtiéndolo en impracticable hasta un desprendimiento de roca que cae sobre ti… El riesgo siempre está ahí.

5. ¿En qué piensas cuando estás descendiendo…?

Son muchas cosas las que se te pasan por la mente, cosas buenas y cosas malas, pero intento ser consciente de dónde estoy y lo que estoy haciendo, confiando en mí plenamente. Haciendo esto, suelo disfrutar bastante.

  1. ¿Cómo se prepara un profesional para tal expedición? ¿Qué ha sido lo más difícil? ¿Y lo más fácil?

Nos preparamos en equipo, haciendo muchos barrancos, practicando muchas técnicas de rescate, manejando cuerdas, llevando cientos de aparatos encima y pasando horas colgados a muchos metros del suelo. Digamos que, para los que nos gusta la aventura, esta es la parte fácil… Por el contrario, lo más difícil en la expedición ha sido asumir la baja de Carlos. El trabajo de 5 expedicionarios hay que hacerlo entre 4 y, como amigo y profesional, le echaremos de menos.  

  1. El barranquismo, al igual que cualquier deporte extremo, depende del trabajo en equipo. ¿Por qué crees que es tan importante? ¿Crees que hay similitudes con el trabajo que se hace en una empresa?

El trabajo en equipo es uno de los factores más importantes de esta expedición. Hay que transportar muchos metros de cuerda y material, montar instalaciones, revisarlas, estudiar las entradas, salidas y vías de escape, además de realizar un sinfín de tareas que no se consiguen sin un equipo unido y consolidado. En una empresa, para que todo funcione y no fracase, el trabajo en equipo y el reparto de tareas, al igual que en el barranquismo, es primordial. Por eso, hay muchas sinergias entre ambos. 

  1. Se puede decir que te gusta vivir al límite, pero ¿alguna vez has dado marcha atrás? Y aunque eres joven, ¿se te ha pasado por la cabeza la palabra “retirarse”?

Más que vivir al límite, soy yo quien pongo los límites. Son ya bastantes expediciones y muchas experiencias vividas. He perdido amigos en la montaña, he dado marcha atrás muchas veces… Las cumbres de las montañas o los barrancos no se mueven, llevan ahí siglos, van a estar siempre ahí… Si no se dan las circunstancias adecuadas, me doy la vuelta. ¡Ya volveré en otro momento! Pero ¿retirarme? ¡Ahora estoy en mi mejor momento, física y mentalmente! Tuve una época en la que bajé un poco el ritmo por el nacimiento de mis hijos… Pero el que lleva la adrenalina en la sangre, ¡jamás se retira!

  1. Por tu profesión estarás acostumbrado a enfrentarte a muchos retos… Pero ¿cómo te pone la vida a prueba? ¿Cuál es el mayor desafío al que te has enfrentado?

Con los tiempos que corren, la vida misma es una aventura. El trabajo diario, la familia, los entrenamientos, las planificaciones, etc.

El mayor desafío al que me he enfrentado fue en 2010, cuando estuve en la sexta montaña más alta del mundo (Cho Oyu 8.201m) en solitario. Pasé más de 40 días escalando, tuve congelaciones y algunas experiencias que mejor no recordar…

  1. Estamos en un mundo cambiante, que nos exige evolucionar todos los días, ¿qué es para ti la superación? ¿Con qué valores o actitudes crees que debemos afrontar esos cambios?

Superación como tal es vencer los obstáculos o dificultades que me pueda encontrar en el camino. También es evolucionar día a día en aquellas actividades que realizo y que me suponen un reto. 

Afrontar esos cambios depende mucho de la persona, pero, con una actitud positiva y una mente abierta y activa para evitar caer en la rutina, se puede con todo. Parafraseando a Stephen Hawking: “La inteligencia es la capacidad de adaptarse al cambio”.

  1. Como sabes, en Reticulae hemos puesto en marcha el Programa Retisaludable, con la idea de fomentar y cuidar la salud y bienestar de nuestros empleados, ¿crees que es importante que se realicen acciones como esta dentro de las empresas? ¿Por qué hay que apostar por los hábitos de vida saludables en el entorno laboral?

Lo considero fundamental. Pasamos muchas horas de nuestra vida trabajando. Horas en las que no solo tenemos que alcanzar los objetivos marcados por la empresa, sino en las que también establecemos relaciones y amistades. Por tanto, que Reticulae cuide este aspecto demuestra preocupación e interés por sus empleados, como si fueran una gran familia. Estas propuestas ayudan a trabajar con ilusión y motivación, lo que para mí es primordial.

  1. Por tu experiencia, algún consejo que quieras darnos para sentirnos bien física y mentalmente…

El deporte forma parte de mí. Pienso que, aunque sea solo unos minutos al día, todo suma por poco que sea. Subir por las escaleras a la oficina, ir caminando al trabajo… En mi caso, suelo madrugar bastante para ir al gimnasio a entrenar. Así, cuando llego a la oficina, lo veo todo de otra manera: “mens sana in corpore sano”. También cuido bastante mi alimentación, hay una frase que me encanta: ¡¡¡Somos lo que comemos!!!

  1. Para Reticulae, palabras como “reto”, “fortaleza”, “superación”, “equipo” son básicas para alcanzar el éxito y por eso nos sentimos tan identificados con este proyecto, ¿significa que lo nuestro es un deporte de aventura? ¿En qué se parece tu trabajo con el de Reticulae?

Trabajar en una empresa como Reticulae es una aventura… y de las gordas. Llegar hasta los clientes, mantener y conseguir contratos nuevos, realizar el seguimiento, formar y controlar a los equipos, etc. Es un gran “reto” que solo se “supera” teniendo un “equipo” de gran “fortaleza”.

  1. Empezar cuesta, más si parece tan complicado… ¿qué le dirías a aquellas personas que quieran iniciarse en deportes de aventura? 

Siempre animo a todo el mundo a que pruebe algún deporte de aventura: escalar, descender un barranco, lo que sea… ¡Se experimentan sensaciones alucinantes! Eso sí, para iniciarse, hay que hacerlo de la mano de expertos, como alguna empresa de turismo activo o club deportivo (en todas las ciudades se pueden encontrar). Estas organizan actividades en las que no hay que tener ni gran forma física ni experiencia. Es mejor empezar por algo sencillo, que enganche. La primera experiencia es fundamental. Si te lo pasas bien, repetirás.

Contesta brevemente…

– ¿Tu mayor miedo?

La rutina

– ¿Un sueño por cumplir?

Muchísimos, tengo la cabeza llena de sueños… Uno que no tardaré mucho en cumplir es escalar la montaña más alta de la Península (Mulhacén, 3482m.s.n.m) junto a mis hijos de 5 y 6 años.

Un logro…

Poder llevar a cabo la expedición Isla Reunión 2020 en mitad de una pandemia.

Una derrota…

Es una palabra muy fea, no va conmigo… ¡No me gusta perder ni a las cartas!

Próximo viaje…

En cuanto pueda, al Himalaya. Me gustaría intentar otro ochomil.

Un mensaje antes de partir…

Si se puede soñar, se puede hacer.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo con tus contactos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *